lunes, 1 de abril de 2013

URRACA

La urraca es un córvido de tamaño medio muy astuto e inteligente. La extensión del cuerpo estriado de su encéfalo tiene el mismo tamaño relativo que el de los chimpancés, orangutanes y humanos.
Su aspecto es inconfundible: cuerpo blanco y negro iridiscente, acabado con una larga cola de color azul o verde metálico dependiendo de cómo le incida el Sol, unos 45 cm. de longitud y una envergadura de unos 60 cm. 
Está presente en cualquier hábitat, exceptuando bosques densos y parajes a más de 1.500 m de altitud. Le agrada la cercanía a las poblaciones humanas y los paisajes degradados por el hombre (campos, basureros, carreteras, etc.).
Las urracas normalmente viven solitarias o en parejas, aunque al final del invierno y principio de la primavera, se las puede ver en grupos más o menos numerosos.
Sus posibilidades alimenticias son enormes; insectos y sus larvas, semillas, frutos, grano, carroña, ranas, caracoles, pequeños roedores, basura humana, huevos y pollos de otras aves. Su gusto por huevos y pollos de otras aves (incluidos los de perdiz) les ha valido la enemistad de los cazadores que la persiguen sin piedad. 
 Es una especie que ha conseguido adaptarse, multiplicarse y aprovecharse de las alteraciones en el medio que provoca el hombre, por lo que actualmente está en clara expansión. Un ejemplo de ello, es la misma Albufera de Valencia, donde hace apenas 10 años eran inexistentes (las más cercanas se localizaban en la Hoya de Buñol o el Alto Palancia) y actualmente son comunes en toda el área metropolitana de Valencia y por supuesto, en la Albufera y sus alrededores.
Esta brusca aparición en el Parque Natural y su fea costumbre de saquear nidos ajenos provocara un ajuste necesario entre esta ave y sus potenciales presas. De hecho, los nidos de mirlos, verderones, verdecillos y otros fringílidos que anidaban en los campos de naranjos de la periferia del Parque ya sufren el expolio severo de sus nidos.
Asimismo, sin poder asegurar la presión sobre otras especies, en la época de cria, he podido ver disputas con cigüeñuelas, canasteras y tórtolas turcas que hacen presumir un intento de saqueo de sus nidos. 

































No hay comentarios:

Publicar un comentario