jueves, 18 de diciembre de 2014

TARABILLA COMUN

La tarabilla común es un túrdido de pequeño tamaño y aspecto regordete, con cabeza redondeada, alas y cola cortas y de color oscuro, y manchas blancas en la zona escapular, muy visibles en vuelo. Los machos lucen un diseño muy vistoso, en el que la cabeza negra contrasta con el pecho anaranjado, y el obispillo blanquecino confronta con la cola oscura en los adultos. Las hembras y los jóvenes muestran un diseño similar al macho, aunque son más pardos.
Las poblaciones ibéricas son residentes o parcialmente migradoras. Las aves de las áreas más frías abandonan estas zonas en invierno para dirigirse a enclaves más térmicos del sur ibérico o del norte de África. Además, la Península recibe ejemplares foráneos del oeste europeo, que se dirigen a las zonas de invernada situadas en el arco mediterráneo.
Esta ave, típica de zonas abiertas, ocupa formaciones de matorral, campiña, claros de bosque, mosaicos de cultivos o pastizales con arbustos dispersos. 
Consume pequeños y medianos invertebrados, principalmente insectos. La dieta puede incluir también algunas semillas y frutos. 
Son aves muy confiadas y no huyen de la presencia humana, aunque siempre mantienen una distancia prudencial. 
También tienen la costumbre de posarse en lugares elevados, desde los que emite su chirriante reclamo y otea en busca de posibles presas. 
En la albufera de Valencia es un nidificante escaso, pero como migrante e invernante resulta común. Regular todo el año en zonas próximas a poblaciones, en la sierra de Les Raboses y zonas de huerta y descampados.






































No hay comentarios:

Publicar un comentario