domingo, 21 de junio de 2015

CURRUCA CARRASQUEÑA

La curruca carrasqueña es un ave de pequeño tamaño, con el anillo ocular rojo, las patas claras y las regímenes externas de la cola blanca. El macho tiene el dorso gris pizarra, con las partes inferiores rojizas y todo ello en contraste con la bigotera blanca. La hembra es de tonos más apagados, con el dorso de color pardo,  las partes inferiores rosáceas y la bigotera menos marcada.
Vive en arbustos que crecen en campo abierto y frecuenta tojales y maleza de monte bajo.  También puede aparecer en pinares o sabinares, siempre y cuando haya un abundante sotobosque de porte arbustivo. Puede encontrase también en las proximidades de los ríos, donde habita la espesura de las orillas.
Su reclamo es penetrante y lo emite con frecuencia, incluso en estado de alarma. Su canto es melodioso y musical, corto, y sin notas ásperas o metálicas. 
Como todas las currucas, su alimentación es mayoritariamente insectívora, aunque también come frutos silvestres y semillas de plantas herbáceas. 
Se distribuye por casi toda la Península Ibérica  y Baleares, aunque falta en Canarias.
Se trata de una especie migradora, que pasa el verano con nosotros y tiene sus áreas de invernada al sur del Sahara.




   

2 comentarios:

  1. Magníficas... no es fácil pillarla en condiciones con la cámara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias François.
      Para este tipo de fotografias es indispensable el uso de un bebedero o comedero. La pena es que vino a primera hora de la mañana y el bebedero todavia estaba en sombra y la luz era muy pobre.

      Eliminar