martes, 1 de diciembre de 2015

ESCRIBANO MONTESINO

El escribano montesino es una especie común que suele habitar zonas montañosas y pedregosas de las llanuras centrales de clima continental, cubiertas de matorrales y a menudo con árboles. Es asiduo de viñas, zarzales y áreas cultivadas con muros de piedra. También le atraen los olivares hasta la zona de alta montaña.
Se trata de un escribano bastante grande y voluminoso, con las alas relativamente cortas y la cola larga, que luce en la cabeza tres características listas oscuras. La cabeza, el cuello, la nuca y la parte superior del pecho son de color grisáceo, en tanto que el resto del cuerpo presenta tonos pardos o rojizos. 
La especie come, principalmente, semillas de gramíneas, así como yemas, brotes y frutos diversos. En primavera y verano incorpora a la dieta gran variedad de insectos y otros invertebrados que recoge del suelo y la vegetación baja. 
En la Península las poblaciones se comportan como residentes, por lo que apenas realizan movimientos altitudinales durante la estación desfavorable.
























  

No hay comentarios:

Publicar un comentario