miércoles, 8 de junio de 2016

TORCECUELLO EUROASIATICO

El torcecuello euroasiatico es un pájaro carpintero atípico, de tamaño pequeño y mayormente de color marrón grisáceo con manchas más oscuras. Es tímido, y con mucha frecuencia se lo observa debido a su sonido penetrante, repetitivo.
El extraño torcecuello es incapaz de taladrar la madera, carece de algunas de las adaptaciones de los piciformes típicos y se comporta más como un paseriforme cuando se posa en las ramas o corretea por el suelo; sin embargo, conserva los hábitos trogloditas y una larga lengua con la que asalta los hormigueros.
El torcecuello es cauto y en general permanece escondido. Puede permanecer inmóvil en superficies cubiertas con líquenes, confiando en su camuflaje. Cuando lo molestan en su nido, el torcecuello puede emitir un sonido sibilante como una serpiente y agitar su cabeza torciendo el cuello.
A diferencia de otros pícidos, el torcecuello es un ave migradora o parcialmente migradora, si bien en algunas zonas de nuestra geografía el torcecuello resulta absolutamente sedentario.
El torcecuello es un ave que precisa de una cierta cobertura forestal, aunque no requiere grandes extensiones de bosque maduro para instalarse; antes al contrario, prefiere las áreas parcialmente arboladas, con sotos, bosquetes isla o dehesas, y se establece de buen grado en huertos, frutaledas, jardines e, incluso, parques urbanos.
La dieta de esta especie se basa, en gran medida, en el consumo de hormigas en todas sus fases vitales, que atrapa gracias a su larga lengua, con la que palpa las galerías, bajo los troncos o entre las piedras. Además de hormigas, ingiere también un buen número de otros invertebrados, que captura tanto en el suelo como en las ramas de los árboles.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada