domingo, 12 de mayo de 2013

LIEBRE IBERICA

La liebre iberica (Lepus granatensis) es un mamífero lagomorfo de mediano tamaño, pelo suave y corto, orejas aún más largas que las del conejo y rabo corto. La liebre es una especie fundamentalmente crepuscular y nocturna, y que junto al conejo constituyen unas piezas claves en la dieta alimenticia de un gran número de depredadores ibéricos.
La liebre tiene una constitución característicamente atlética, con extremidades finas y largas, pero dotadas de unos músculos muy poderosos, que le permiten ser muy veloz y resistente en la carrera, pudiendo llegar a alcanzar hasta los 70 km/h.
La liebre tiene muy desarrollado los sentidos del oído y del olfato, siendo la vista su peor sentido. El ser un habitante de espacios abiertos la ha hecho de carácter tímido y receloso.
De origen estepario, abunda en zonas agrícolas despejadas, tanto en la llanura como en la meseta.
A diferencia del conejo, la liebre se oculta en madrigueras poco profundas, ya que cuenta para disimularse con su coloración mimética. Con excepción del periodo de celo. Vive en solitario. El celo dura de enero a octubre, y las crías nacen con vista y con pelo.
En el ecosistema del Parque Natural de la Albufera, se la puede encontrar en las zonas cultivas de las afueras de los pueblos. 






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario