jueves, 11 de junio de 2015

JAGUARZO BLANCO Y MORISCO

Las cistáceas, familia que incluye a las jaras y a los jaguarzos, entre otras especies, son unas plantas muy bien adaptadas al clima mediterráneo del centro y sur de la Península Ibérica, soportando gracias a sus aceites y resinas los calores y sequías de los veranos. También están adaptadas a los frecuentes incendios, ya que sus semillas están preparadas para germinar en grandes cantidades al sufrir las altas temperaturas.
El jaguarzo blanco (Halimium halimifolium) es un arbusto erecto muy ramificado, de hasta 1,5 m de alto. Las ramas jóvenes plateadas, las más viejas pardas. Hojas opuestas en cruz, elípticas o lanceoladas espatuladas.
Flores amarillo oro, con manchas oscuras en la base. La floración se produce de marzo a junio, más raramente en julio o agosto. 
Fruto en capsula, situada en el interior del cáliz, persistente, ovoidea y con pelos estrellados abundantes en la zona apical. 
Presente en dunas, arenales, pinares litorales y zonas de matorral seco en el pico termomediterraneo. Especie poco tolerante a los fríos invernales intensos. 
El jaguarzo morisco (Cistus salvifolius) es un arbusto que puede alcanzar hasta un metro de altura. Ramas extendido-erguidas, con corteza grisácea o negruzca. Las hojas, opuestas, son rugosas y pelosas por el haz y el envés, tienen un solo nervio longitudinal. Las flores son blancas con cinco pétalos que tienen una mancha amarilla en la base.
Presente en matorrales en laderas secas y/o pedregosas, en espartales, romerales y tomillares, también en claros de pinar de pino carrasco, generalmente creciendo en suelos de naturaleza caliza o margosa.   
Ambas especies son abundantes en los matorrales del monte de la devesa, sobre todo en los claros que se crean en el pinar después de un incendio.
Curiosamente la flor del jaguarzo morisco es blanca y la flor del jaguarzo blanco es amarilla.


Jaguarzo blanco




Jaguarzo morisco


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada