miércoles, 23 de diciembre de 2015

EL PIRATA DEL BOSQUE

El azor es una rapaz mediana, con alas cortas, anchas y redondeadas, con una cola larga y con acusado dimorfismo sexual: el macho presenta un plumaje gris oscuro en la espalda, con la parte inferior de las alas, el pecho y el vientre barrado transversalmente y una marcada ceja blanca; la hembra es más voluminosa, de color pardo, con el barrado más grueso y la ceja menos marcada.
El azor es uno de nuestros más reputados cazadores alados, capaz de dar caza a presas de la envergadura de una liebre. Ave dotada de extraordinarias cualidades predadoras y de una formidable agresividad, el azor fue usado en la práctica de la cetrería. Son precisamente esas grandes cualidades como cazador las que determinaron que, en el pasado reciente, esta rapaz fuese perseguida sin piedad bajo la infundada acusación de causar graves perjuicios a las especies cinegéticas.
El hábitat  preferido del azor son los bosques, zonas donde hay una gran masa forestal, ya que es donde mejor se desenvuelve esta ágil rapaz. Para cazar puede visitar las lindes de los bosques y zonas más abiertas. 
Ocupa gran parte de la península, es residente y los individuos reproductores sedentarios. 
El azor es un depredador que se adapta bien a la disponibilidad de presas que le ofrece su territorio. No obstante, hay dos grupos de vertebrados que soportan una mayor presión por parte de la rapaz: las aves medianas, en especial, córvidos y palomas, y mamíferos como conejos (la presa básica allí donde abundan), liebres y ardillas. 
El vuelo del azor es muy rápido, fuerte y acrobático, el diseño de su cola le permite maniobrar realizando rápidos cambios de dirección entre la espesura del bosque dando así alcance con facilidad a sus presas. 
Estas fotos están hechas desde el “Hide el Lentisco”, un hide de alquiler de la empresa TuriaHides.

http://www.turiahides.com/















  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada