viernes, 23 de mayo de 2014

PENYAL D´IFACH

Hoy tenía el día libre y me he ido a Calpe a subir el Peñón de Ifach. No es la primera vez que lo subo, pero esta vez quería coincidir con el periodo de cría de las gaviotas patiamarillas.
Con esta excursión aunamos varias de mis aficiones favoritas: montaña, mar, senderismo, ornitología y fotografía, vamos un atentico placer para los sentidos y una experiencia que todo amante de la naturaleza no se debería de perder.
El “Peñón de Ifach”, símbolo de la Costa Blanca, se alza en el mar como roca calcárea de unos 50.000 m2  a 332 m. de altura y un kilómetro de longitud. Unido a tierra por un estrecho istmo, es producto de un deslizamiento de la cercana “Sierra de Oltà” constituyendo uno de los accidentes geográficos de mayor singularidad y belleza no sólo de la Comunidad Valenciana sino de todo el litoral mediterráneo. 
Está situado en Calp, en la comarca de la Marina Alta y fue declarado Parque Natural el 19 de enero de 1987. Es reserva integral de flora y durante el periodo de marzo a junio es el emplazamiento de una espectacular colonia de gaviotas patiamarillas de varios cientos de ejemplares. 
Hay un recorrido perfectamente señalizado que asciende hasta la parte alta y corona tanto el vértice geodésico de su cima como el mirador de los Carabineros, justo en el extremo opuesto. 
Es menester comentar que se trata de una ruta de montaña con todas las de la ley, por lo que hay que traer calzado adecuado y no intentarlo si no es así. Desde la entrada del túnel, el recorrido es por un terreno pedregoso, descompuesto y muy pulido, lo que lo hace tremendamente resbaladizo y eso teniendo en cuenta que la mayoría de las veces tendremos un vertiginoso cortado a nuestro lado.
Como nota curiosa, en el mismo vértice de su cima hay instalada una población gatuna de 6-7 ejemplares que viven de la caridad en forma de agua y comida que les puedan dejar los excursionistas. 
Estamos a finales de mayo y el estado de crianza de la colonia de las gaviotas está bastante adelantado, pues hay pollos creciditos por todas partes. A pesar de esto, algunas aves parecía que estaban como incubando,  quizás se trate de alguna puesta de reposición. 
Estas gaviotas están muy acostumbradas a la presencia humana y salvo algún ejemplar un poco más nervioso que nos amagara con algún picado de advertencia, la gran mayoría tienen mucha paciencia con nosotros y apenas se alteran a pesar de que pasemos por al lado mismo de sus pollos. Incluso he podido observar con pasmosa tranquilidad algunas cebas a apenas 2-3 metros de distancia con la total indiferencia de adultos y pollos.   

Recorrido del Penyal marcado con GPS

Calpe, su puerto y sus playas desde el mirador de Cavanilles
Las vistas desde la cima son impresionantes

La impresionante mole del Penyal
Agriptos acantilados
Playas de Calpe
La dura subida
La cima aun queda lejos
Cresterio

La cima a un tiro de piedra
Población gatuna en el vertice geodesico
Gaviota en el vertice geodesico
Camino al mirador de los Carabineros
La bajada tampoco es moco de pavo

Las gaviotas patiamarillas, las autenticas reinas del Penyal




La sierra Helada al fondo


Familia numerosa
Cebando a su pollo

Los pollitos abundaban por doquier







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada