viernes, 21 de junio de 2013

CONEJO DE MONTE

El conejo de monte (Oryctolagus cuniculus) es uno de los mamíferos salvajes ibéricos con mayor importancia económica y ecológica, además de ser una de las especies cinegéticas más buscadas por los cazadores.
El conejo salvaje es un lagomorfo de la familia Leporidae, a la que pertenecen liebres y conejos, que se caracteriza precisamente por su carácter excavador y por vivir formando colonias más o menos numerosas.
De tamaño medio (en España, los adultos pesan entre 800 y 1500 g) y de gran prolificidad, constituye una presa básica para la mayoría de los carnívoros. 
España es una tierra tan vinculada al conejo que su propio nombre significa Tierra de conejos. Hace unos 1500 años antes de C. cuando los fenicios llegaron a nuestras costas quedaron tan sorprendidos por la abundancia del conejo que la llamaron I-Saphan-im, lo que significa tierra de damanes (unos roedores muy parecidos a los conejos que habitaban en su tierra). Este nombre derivaría posteriormente con la terminología romana como Hispan-ia, y de este término España.
No podemos hablar del conejo sin mencionar la mixomatosis, una enfermedad muy contagiosa que afecta únicamente a los conejos y de muy rápida propagación. La enfermedad fue introducida por el hombre en Europa y supuso casi la total extinción de estos roedores en la Península Ibérica, poniendo en grave alarma de extinción a gran cantidad de especies que incluían al conejo en su dieta, como águilas, zorros y especialmente al lince ibérico. 
El conejo es un animal gregario y territorial. En óptimas condiciones de terreno y alimento prefieren vivir en largas y complejas conejeras o madrigueras. 
Animal de hábitos nocturnos y crepusculares, se alimenta desde el anochecer hasta que amanece y pasa la mayor parte del tiempo en sus madrigueras.  




















  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada