viernes, 4 de diciembre de 2015

LENTISCO Y COSCOJA

El lentisco (Pistacia lentiscus) es un árbol de hoja perenne, que apenas alcanza los 4 ó 5 metros de altura; en muchas ocasiones es simplemente un arbusto. Es una planta típicamente mediterránea que vive, de ordinario, cerca del mar.
Las hojas están compuestas de 3 a 6 pares de foliolos elípticos. Las flores masculinas no tienen pétalos y presentan 5 estambres de color rojo. Las femeninas son más oscuras. El fruto es una drupa de unos 8 mm que, a medida que va madurando, va cambiando del verde al rojo para acabar siendo de color negro.  
Crece en los matorrales y garrigas desarrolladas en ambiente de encinar, sobre todo tipo de suelos, asociándose a mirtos, coscojas, palmitos, aladiernos, etc. 
La coscoja (Quercus coccifera) es un arbusto, de hoja perenne y verde todo el año, de no más de 2 m de altura, aunque a veces se puede convertir en un pequeño arbolillo de hasta 4 ó 5 m. 
Suele  ramificarse  abundantemente  desde  la  base,  de  forma  que  las ramas,  de corteza  lisa  y  cenicienta,  se  entrelazan  a menudo  haciéndola  impenetrable. Tiene las hojas sencillas, alternas, membranosas que caen rápidamente, rígidas,  lampiñas por  las  dos caras,   con el margen  ondulado y armado de dientes espinosos en mayor o menor número.
Fruto en bellota, muy amarga, con cúpula cubierta de escamas largas y rígidas, patentes. 
Planta mediterránea de matorrales secos, ampliamente distribuida en la España peninsular mediterránea. Forma parte relevante de las comunidades vegetales del sotobosque mediterráneo, dando lugar a coscojares o bien creciendo de forma aislada y dispersa en lentiscares, acebuchares, espinares y zonas aclaradas de carrascales.
   

Matas de lentisco
Fruto del lentisco




Coscoja



  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada